Rajoy intervendrá Catalunya “para volver a la legalidad y convocar elecciones”

Rajoy-preside-Consejo-decidira-Puigdemont_EDIIMA20171011_0149_5

Ir a la fuente

El Gobierno ya ha decidido y aprobado cómo intervenir Catalunya con la aplicación del artículo 155 de la Constitución. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha explicado las líneas generales de esa intervención tras el Consejo de Ministros extraordinario de este sábado, que tienen que ser ratificadas por el Senado el próximo viernes.

“En pocas horas se liquidó la Constitución española en Catalunya, el Estatut, se aprobó la ley de referéndum y la ley de transitoriedad. Todo esto fue suspendido por el Tribunal Constitucional. Sin embargo, se celebró el referéndum suspendido y todo este proceso tuvo su último punto el pasado día 10 de octubre”, ha explicado Rajoy: “El Gobierno requirió si habían o no declarado la independencia ese día 10 de octubre”.

“El Gobierno tuvo muchas oportunidades de hacerlo, pero preferimos actuar con prudencia, esperando una rectificación que no se produjo. No respondieron en plazo ni en tiempo”, ha proseguido el presidente del Ejecutivo: “No se pueden hacer peor las cosas, incluso para los propios intereses de los que las hicieron; tengo la convicción de que querían que se aplicase el 155”.

Rajoy también ha querido hablar del diálogo: “Es una palabra que se ha convertido en mágica. La Generalitat no ha planteado un diálogo, sino una imposición: que el Gobierno hiciera algo que no podía hacer. El diálogo no es que los demás tengan que aceptar tus exigencias. El diálogo fuera de la ley y la norma es antidemocrático, y no es diálogo pretender imponer a los gobernantes que se salten la ley”.

“Por todo ello”, ha proseguido Rajoy, “el Gobierno ha tenido que aplicar el artículo 155 de la Constitución. No era nuestro deseo. Es un artículo constitucional que sólo se aplica en circunstancias excepcionales. Ningún Gobierno puede aceptar que se ignore la ley, se viole la ley imponiendo sus criterios a los demás”.

¿Cuáles son los objetivos, según Rajoy? “Volver a la legalidad; recuperar la normalidad y la convivencia; continuar con la recuperación económica que hoy en Catalunya está en evidente peligro; y celebrar elecciones en situación de normalidad”.

Los tres objetivos esbozados inicialmente a la hora de aplicar este mecanismo constitucional definidos por el Gobierno eran “asegurar la neutralidad institucional: las instituciones de la Generalitat están al servicio de los secesionistas en lugar de todos los catalanes; garantizar el mantenimiento de los servicios públicos y la recuperación económica, que en estos momentos está seriamente en duda; y preservar los derechos de los catalanes”.

El Gobierno y el PSOE han estado trabajando para tratar de rebajar el impacto de la primera intervención de una comunidad autónoma por parte del Ejecutivo central que han  pactado como respuesta al desafío independentista del Govern de Carles Puigdemont. Tanto Moncloa como los socialistas han coincidido en el mensaje de que “el artículo 155 de la Constitución no es para suspender la autonomía sino para devolverla a su legalidad”. “Muy, muy, limitada”, “breve”, “quirúrgica” son algunos de los adjetivos que utilizan para definir la intervención en Catalunya en la que han trabajado codo con codo Mariano Rajoy y Pedro Sánchez y que han cerrado en sus aspectos más técnicos la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y la exministra Carmen Calvo.

“El artículo 155 de la Constitución no supone suspender la autonomía de Catalunya, sino que es un medio complementario de los medios de control ordinarios que fijó la Constitución”, aseguró el ministro portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, en su intento por explicar la fórmula por la que se va a despojar a la autonomía catalana de determinadas competencias.

“No queremos que se toquen las leyes, sino que Cataluña siga sintiéndose cómoda en su autogobierno”, dijo en esa misma línea Calvo. Gobierno y PSOE han insistido en que recurrir al precepto constitucional que nunca antes se había activado se limita a recuperar la “legalidad y la normalidad” en Catalunya. Por eso los socialistas enfatizan que su colaboración con el Gobierno ha servido para suavizar las intenciones iniciales del Gobierno en determinadas decisiones. Así, se anotan el tanto de haber conseguido que Rajoy se comprometa a la celebración de elecciones en enero, un plazo que en Ferraz ven muy razonable.

octubre 21st, 2017 by